Vitoria-Gasteiz

Agustín María Plaza Fernández, nacido en 1955, ajustador mecánico y socialista afín a la UGT, al PSOE y las Juventudes Socialistas. Según nos cuenta en su testimonio, fue partícipe de manera activa en la empresa donde trabajaba y en todas las asambleas, manifestaciones y en la coordinadora. Participó en las actividades reivindicativas para luchar y mejorar las condiciones laborales de la empresa.

El 3 de marzo de 1976 una de estas asambleas fue “reprimida salvajemente” por la policía nacional, dentro de la Iglesia de San Francisco en Zara. Agustín sufrió lesiones permanentes que le siguen condicionando la vida a día de hoy. Este es el texto aportado por Agustín:

Los hechos: Antecedentes y contexto

El 3 de marzo de 1976, en Euskal Herria, una de sus ciudades, Vitoria-Gasteiz, sufrió la mayor agresión vivida en su historia contra la clase obrera. Cinco trabajadores fueron asesinados y más de cien resultaron heridos, la mayoría de bala, a resultas de los disparos efectuados por la policía armada española al desalojar una iglesia, previamente gaseada, en la cual se celebraba una asamblea de trabajadores en huelga.

En una época carente de libertades, en la cual no existían derechos de huelga, manifestación, reunión, etc. y bajo un duro régimen dictatorial, (Franco había muerto tres meses antes) en Vitoria-Gasteiz se estaba desarrollando un movimiento huelguístico ampliamente secundado por varias empresas, en base a unas reivindicaciones puramente socio-laborales unidas a lograr unos e derechos y libertades de las que se carecía.

La Asamblea del día 3 de marzo

Tras dos meses largos de huelga y dos días de huelga general, el 3 de marzo estaba convocada una jornada de paro total. Este paro fue secundado por la práctica totalidad de trabajadores, tanto de empresas en lucha como otras que lo apoyaron solidariamente, así como el comercio, servicios, estudiantes, amas de casa y la ciudadanía en general. Desde la mañana, la policía intervino duramente ante cualquier atisbo de concertación o manifestación, llegando incluso a disparar fuego real, produciéndose los primeros heridos de bala.

Para las cinco de la tarde estaba convocada una asamblea general informativa en la iglesia de San Francisco de Asís del barrio de Zaramaga, lugar donde se acostumbraba realizar las reuniones de las Comisiones Representativas de las empresas en lucha, para informar de los acontecimientos novedosos.

Theme by Anders Norén